cerrar-sesion editar-perfil marker video calendario monitor periodico fax rss twitter facebook google-plus linkedin alarma circulo-derecha abajo derecha izquierda mover-vertical candado usuario email lupa exito mapa email2 telefono etiqueta

3002008090404. Aspectos a tener en cuenta en el despliegue de una red WiFi

Escrito por Redacción en Artículos
no hay comentarios Haz tu comentario
Imagen de logotipo de facebook Imagen de logotipo de Twitter Imagen de Logotipo de Google+ Imagen de logotipo de Linkedin

Lo que aporta fundamentalmente la tecnología WiFi a una empresa se resume en comodidad, flexibilidad y movilidad, ya que permite el acceso a la red en cualquier momento y lugar (“always-on”). Los enormes beneficios que supone para el negocio son bien conocidos por las empresas: un gran ahorro de tiempo, ya que el trabajador no se ve obligado a volver al puesto fijo de trabajo para acceder a la información que necesita; un sustancial ahorro de costes, al eliminar la necesidad de realizar costosas tiradas de cables o fibras ópticas y ofrecer un despliegue de la red rápido y de alta relación prestaciones/coste; y ganancias de simplicidad y facilidad de instalación, al resolver los problemas relativos a algunas instalaciones complejas o urgentes.

La tecnología WiFi resulta además una alternativa viable para el despliegue de redes temporales, en lugares con dificultad para ser cableados (edificios históricos, hoteles, etc.). En definitiva, contribuye a la mejora de la productividad, gracias a la posibilidad de trabajar desde cualquier ubicación de la oficina y al suministro de un acceso instantáneo a la red en modo guest para los empleados, visitantes, socios o colaboradores.

Sin duda, todos estos beneficios han hecho que la tecnología WiFi haya emergido en los últimos años de manera imparable en todos los ámbitos, desde la oficina al hogar, pasando por los lugares públicos. No obstante, la penetración de esta tecnología en España es alta pero aún dista mucho de otros países como Estados Unidos o Reino Unido, donde trabajan ya desde hace años en aplicaciones de movilidad y de contexto como la que fomentan la movilidad de los médicos en los hospitales. Gracias a estos dispositivos, el médico dispone de forma automática en la pantalla de su PDA o tablet PC del historial de un paciente al entrar en la habitación, sin tener que acudir a un puesto de escritorio para consultar esta información.

Otra de las tendencias más curiosas se da con la publicidad, en concreto el llamado proximity marketing, y las aplicaciones basadas en contexto. El potencial publicitario en las conexiones WiFi radica en la posibilidad de asociarse a un hotspot determinado -por ejemplo, en un centro comercial-, lo que supone saber la posición física del usuario y poder presentarle anuncios ligados a esta ubicación (por ejemplo, una oferta en un restaurante de la zona).

Obstáculos a salvar en un despliegue WiFi

Junto a los enormes beneficios que presentan las WLANs, existen también una serie de problemas y desafíos ligados normalmente a la seguridad y la gestión de estas redes. En la mayoría de casos, la seguridad es el principal problema, generalmente motivado por la falta de configuración o el desconocimiento de los empleados de la empresa. Las estadísticas alertan sobre los altos porcentajes de redes WiFi corporativas sin securizar o poco seguras. El protocolo WEP, altamente extendido, presenta problemas de seguridad ya que es fácilmente crackeable, al igual que ocurre con el filtrado por MAC. La recomendación para entornos empresariales pasa por las alternativas basadas en WPA y WPA2 con encriptaciones a partir de TKIP.

Deben implementarse protocolos seguros pero también lo más estándares posibles, puesto que cada vez son más los dispositivos de todo tipo que se han de conectar a la red WiFi, y siempre en concordancia con la política de seguridad corporativa. La detección de puntos de acceso no autorizados (“Rogue” Access Points) es cada vez más necesaria, dada la mínima complejidad que supone conectar puntos de acceso a una toma de la red local y la consiguiente proliferación de puntos de acceso no controlados que pueden suponer un peligroso agujero de seguridad para cualquier compañía.

La gestión y control del espectro de radiofrecuencia también pueden evitarnos otros problemas como el de las interferencias o los posibles ataques de denegación de servicio (DoS) en la parte radio.

En líneas generales, se puede decir que los mayores obstáculos para un correcto despliegue WiFi son:
La facilidad de acceso: cualquier persona puede desenchufar su ordenador de la red y conectar el cable a un punto de acceso. Estos puntos de acceso no controlados (Rogue Access Points) pueden suponer un peligroso agujero en la seguridad corporativa y constituir una puerta de entrada de contenidos maliciosos.
Pérdida de control: en muchos casos, al ser tan fácil de montar y desplegar, los responsables de la red y la seguridad TI pierden el control sobre quién podrá acceder a la información en la red y cómo tendrán acceso los usuarios.
El bajo coste: el precio de algunos puntos de acceso, disponibles en cualquier tienda de informática, no llega a los 100 €. Debido a este bajo coste, normalmente las decisiones de compra se realizan sin la aprobación del departamento de informática.
Rendimiento: aunque cada vez menos, al ser un medio compartido, WiFi tiene limitaciones de ancho de banda. Las redes cableadas suelen disfrutar de mayor ancho de banda y los usuarios pueden quejarse del rendimiento aún más si el diseño y el dimensionamiento no es el correcto.
Falta de seguridad: en la mayoría de los casos, es el gran inconveniente por las deficiencias en la configuración. Algunos equipos no soportan además los estándares más actuales de seguridad.
La instalación: es otro de los aspectos importantes a tener en cuenta. Son recomendables análisis previos sobre el terreno y estudios de cobertura (site survey), sobre todo si el proyecto es de gran envergadura. La correcta elección de antenas y otros accesorios y su instalación suele ser un factor decisivo, especialmente en exteriores.
Operación: la posterior gestión y mantenimiento también resultan claves. Se debe controlar continuamente el rendimiento y la seguridad de la red, detectando y corrigiendo a tiempo los posibles errores y problemas.

Por todo ello, para aprovechar las grandes ventajas de esta tecnología sin poner en peligro los activos de información de la empresa, ésta debe recurrir a profesionales con amplios conocimientos y experiencia real en este tipo de implantaciones. Un proyecto WiFi, que incorpore desde su fase de diseño los más altos estándares de calidad, contribuirá al crecimiento de la empresa y le acompañará en su transformación hacia la empresa móvil del futuro.

Etiquetas

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Debes haber iniciado sesión para comentar una noticia.